Aida Subirà nos sorprende con su manera decidida de componer, de cómo deja caer el agua sobre el papel, creando un universo frágil con armonía de la riqueza de colores, y de cómo deja respirar la luz delicadamente entre las hojas y pétalos de sus temas de flores en sus cuadros.

Una pintura inspirada en la estética japonesa minimalista y delicada. No pierdan la ocasión de apreciar los trabajos de esta joven artista.