Necesitamos pasear, escuchar el silencio de la naturaleza, sentir que bajo los pies tienes una tierra que pisas, dejarse abrazar por la soledad, respirar suave y cerrar los ojos hasta detener el tiempo.

 

La obra de este artista es un paso más hacia una libertad accesible de momentos llenos de sensaciones.

 

Un año más, una vez más, Josep Maria Solà nos presenta una exposición con una selección de obras que han superado la barrera de la temporalidad y la moda para que reflexionemos con todo lo que tenemos delante y no vemos.

 

Exposición imprescindible para todos.